Todas las entradas de: acebedoypaz

El Gobierno aprueba el proyecto de Ley Ordenadora del Sistema de la Inspección de Trabajo

Ministerio de Empleo y Seguridad Social

El Consejo de Ministros ha aprobado Fátima Báñez el proyecto de Ley Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, una vez que se ha recibido el informe favorable del Consejo Económico y Social, según un comunicado del Ministerio de Empleo.

El Consejo Económico y Social comparte la necesidad de modernizar y actualizar la Inspección y ha expresado una valoración general positiva del proyecto de ley, de sus propósitos y objetivos, realizando diversas mejoras técnicas que han sido incorporadas al texto.

Con esta reforma, el Gobierno apuesta por un nuevo modelo que permitirá disponer de una Inspección de Trabajo y Seguridad Social más coordinada y más eficaz, que siga estando al servicio de los trabajadores, de las empresas y de la sociedad.

La nueva norma es una de las reformas anunciadas por Rajoy en el pasado Debate sobre el estado de la Nación, y está incluida en el Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita para fortalecer el crecimiento y el empleo, suscrito por el Gobierno y los interlocutores sociales el pasado 29 de julio.

Forma parte también del Programa Nacional de Reformas presentando a las instituciones europeas y del Informe de la Comisión de Reforma de  las Administraciones Públicas (Informe CORA).

La adopción de esta de Ley supone la continuación y el complemento necesario de las diversas reformas estructurales adoptadas por el Gobierno desde 2012 para la modernización del mercado de trabajo, la sostenibilidad presente y futura del sistema de Seguridad Social y la transformación de las políticas de activación para el empleo y de la formación profesional para el empleo.

Modernización de la Inspección

El proyecto de Ley supone la actualización de la normativa vigente, que data de 1997. El nuevo modelo de Inspección de Trabajo y Seguridad Social garantiza su estabilidad e integridad institucional y fortalece la colaboración y participación de Comunidades Autónomas y agentes sociales.

Uno de sus aspectos más destacados es la configuración de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social como un Organismo Autónomo de nueva creación, que prestará servicio a la vez a la Administración General del Estado y a las Comunidades Autónomas. Se reconoce también mayor participación de los agentes sociales en la definición de la organización y los objetivos de la Inspección.

Junto a ello, la futura ley prevé el aumento de los recursos destinados por la Inspección para la prevención de riesgos laborales y para combatir la siniestralidad laboral. Con ese objetivo, se creará dentro de la Inspección una nueva Escala de Subinspectores de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Igualmente, las capacidades de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se ven potenciadas a través de varias vías:

1. Consagrando un modelo generalista de Inspección, más eficiente y con procedimientos de actuación simplificados.

2. Actualizando los medios operativos, con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en las relaciones con los trabajadores y empresas.

3. Mejorando las competencias de los Subinspectores de Empleo y Seguridad Social que ahora podrán investigar abusos en la contratación temporal y en el trabajo de menores.

4. Reforzando la independencia técnica del personal inspector.

Lucha contra el empleo irregular y el fraude laboral y a la Seguridad Social

Otro de los objetivos del Anteproyecto de Ley es seguir mejorando la eficacia de las actuaciones contra el fraude laboral. Para ello, se creará dentro del Organismo Autónomo Inspección de Trabajo y Seguridad Social una Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude.

De esta Oficina formarán parte todos los organismos implicados en la lucha contra el fraude laboral y tendrá como funciones la detección del fraude, la programación y ejecución de actuaciones inspectoras y la evaluación de resultados.

De esta manera, se pretende mejorar la colaboración institucional entre Administraciones Públicas y se permite una mejor ordenación de las actuaciones de lucha contra el fraude. La nueva Oficina servirá de enlace con la Plataforma europea contra el trabajo no declarado, en preparación en el marco de la Unión Europea.

En abril de 2012 el Gobierno aprobó un Plan de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social, que desplegaba una estrategia integral de actuación en la lucha contra el fraude, con medidas normativas, institucionales, de gestión y de prevención y sensibilización social.

En concreto, se ha modificado el Código Penal, agravándose las sanciones por fraude a la Seguridad Social y los delitos contra los derechos de los trabajadores.

También se han reforzado la coordinación y colaboración entre organismos y administraciones. Junto a la creación de una Unidad Especial de apoyo y colaboración de la Inspección de Trabajo con Juzgados, Tribunales y Fiscalía General del Estado, se han firmado convenios de colaboración  con organismos estatales, como la Agencia Tributaria o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como con las comunidades autónomas y entidades como el Consejo general del Notariado y el Colegio de Registradores de España.

Del mismo modo, se ha reforzado la estructura operativa de la inspección de Trabajo, con el incremento de medios personales:

  • Entre 2012 y 2015 se habrán incorporado 201 nuevos efectivos entre Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y Subinspectores de Empleo y Seguridad Social.
  • 88 más están en proceso de selección y se incorporarán en 2016.
  • Asimismo, en el marco del compromiso del Gobierno en la lucha contra el fraude, la Oferta de Empleo Público de 2015 ha previsto un refuerzo extraordinario de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de tal forma que el total de plazas ofertadas entre Inspectores y Subinspectores será de 114 nuevos efectivos.

EL DILEMA DE LA TARIFA PLANA

Hace ya casi un año que entró en vigor la mal llamada “tarifa plana” para la contratación de trabajadores, cuya duración inicial fue prorrogada hasta el próximo 31 de marzo de 2015.tarifaplana

Soy consciente de que mucho se ha escrito sobre ella, sobre los requisitos, beneficios, etc. y que, en este sentido, no vengo a repetir lo ya conocido, sino a dar mi opinión sobre el aspecto más polémico y más confuso de esta medida (lo sigue siendo) ¿se pueden transformar contratos temporales en indefinidos y obtener la “famosa” reducción en las cotizaciones? Ya adelanto que mi opinión es que sí.

Brevemente, recordaré que el principal requisito recogido en el texto normativo es que la contratación sobre la que se pretende obtener los beneficios suponga un incremento tanto del empleo total como del empleo indefinido de la empresa, en comparación con el promedio de los trabajadores de la empresa de los 30 días anteriores a la contratación.

He buscado información acerca de las opiniones de otros profesionales en otros blogs, foros, Linkedin, etc. y, a decir verdad, la mayoría de los mismos comparten la opinión contraria, llegando a decir, incluso, que es obvio que no se tiene acceso a los beneficios ya que es imposible cumplir los requisitos. Me sorprende tal rotundidad, máxime teniendo en cuenta que la propia Tesorería General de la Seguridad Social, en su publicación “Beneficios en la cotización a la Seguridad Social” prevé que se puede acceder a estos beneficios por la transformación de contratos temporales:

REDUCCIÓN COTIZACIÓN TGSS TARIFA PLANA

Por tanto, de alguna manera, se puede acceder a esta reducción.

Hay opiniones que indican que sí se podría tener acceso a esta reducción siempre que el mismo día de la transformación se contrate a otro trabajador, con la finalidad de que exista aumento del nivel de empleo total.

En este sentido, en esta nota informativa del Excmo. Colegio de Graduados Sociales de Málaga y Melilla, se indica que, dada la falta de claridad de la norma, deciden trasladar la consulta a la Tesorería General de la Seguridad Social y a la Inspección Provincial de Trabajo de Cádiz, obteniendo contestación de la Subdirección General de Ordenación e Impugnaciones de la TGSS en la que se dice “…Las nuevas reducciones se pueden aplicar a la transformación de contratos temporales en indefinidos ,siempre que además se concierte simultáneamente otro contrato temporal o indefinido, de forma que exista creación de empleo indefinido y además se cumpla el requisito de incrementar el nivel de empleo total de la empresa. Tal y como exige el apartado 2 c) del artículo único del citado Real Decreto-Ley.”

De manera minoritaria, hay quien aboga por tener en cuenta la jornada para el calcular el incremento de la plantilla, es decir, computar a los trabajadores a tiempo parcial como una fracción de trabajador y no como un trabajador (por ejemplo, un trabajador que trabajase a media jornada contaría como 0,5 trabajadores), de tal manera que si una empresa tiene un único trabajador temporal a media jornada y transforma su contrato a uno indefinido y a jornada completa, estaría cumpliendo ambos requisitos. En mi opinión, esta opción no tiene cabida, puesto que la norma sí que indica cómo se debe calcular el promedio de plantilla y no discrimina a los trabajadores según su tipo de jornada, con lo que, a estos efectos, un trabajador con un 5 % de la jornada y otro a jornada completa contarían como un trabajador, en ambos casos.

Únicamente he podido encontrar este artículo de D. Faustino Cavas Martínez (Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Murcia): quien, después de su análisis, dice “me inclino a pensar que pueden beneficiarse de la reducción las transformaciones de contratos temporales en indefinidos, siempre que suponga un aumento de plantilla y se cumplan el resto de requisitos”.

Mi opinión es que sí que es posible acceder a los beneficios de la “tarifa plana” en la transformación de contratos temporales en indefinidos sin necesidad de celebrar, simultáneamente, un contrato de trabajo con otro trabajador, y la clave está en que lo que se exige es que se aumente la plantilla con respecto al promedio de los 30 días anteriores a la contratación (o transformación, en este caso), debiendo acudir en cada caso concreto a calcular si ese promedio nos permite obtener los beneficios.

Con un par de ejemplos se entenderá mejor:

En ambos supuestos, estamos ante una empresa que se plantea transformar un contrato temporal en uno indefinido el 31/01/2015, para lo que hay que analizar el promedio de la plantilla entre el 01/01/2015 y el 30/01/2015.

SUPUESTO 1

La empresa tiene un trabajador en plantilla con un contrato temporal de un año de antigüedad (A). El 16/01/2015 decide contratar a otro trabajador temporal (B). El 21/01/2015 contrata a un trabajador indefinido (C).

PROMEDIO DE PLANTILLA:

A.- Computa como 1 porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

B.- Computa con 0,5 porque ha estado contratado la mitad de los días.

C.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

Promedio de plantilla: 1 + 0,5 + 0,33 = 1,83 trabajadores.

Promedio de trabajadores indefinidos: 0,33 trabajadores.

Si el 31/01/2015 transformamos a uno de los trabajadores que tienen contrato temporal, tendríamos 3 trabajadores en total (que es superior a 1,83) y 1 trabajador indefinido (que es superior a 0,33), con lo que se cumplirían los requisitos.

SUPUESTO 2

La empresa tiene 4 trabajadores, de los cuales 2 tienen contrato indefinido (A y B) y los otros 2 temporales (C y D). El 10/01/2015 los trabajadores A y C deciden abandonar la empresa, y el 26/01/2015 la empresa sustituye a uno de los que se han ido con un trabajador con contrato temporal (E).

PROMEDIO DE PLANTILLA:

A.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

B.- Computa como uno porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

C.- Computa como 0,33 porque ha trabajado 10 días.

D.- Computa como uno porque ha estado todos y cada uno de los 30 días.

E.- Computa como 0,17 porque ha trabajado 5 días.

Promedio de plantilla: 0,33 + 1 + 0,33 + 1 + 0,17 = 2,83 trabajadores.

Promedio de trabajadores indefinidos: 0,33 + 1 = 1,33 trabajadores.

Si el 31/01/2015 transformamos a uno de los trabajadores que tienen contrato temporal, tendríamos 3 trabajadores en total (que son más de 2,83) y 2 trabajadores indefinidos (que son más de 1,33). Por lo tanto, cumple los requisitos.

No obstante, la polémica sigue ahí, la redacción de la normativa acoge las diferentes opciones y deberá ser cada uno quien valore cuál es la interpretación correcta. He aquí la mía.

Por Angel Escribano Zapata